Marcel·lí Antúnez: Performance, Instalaciones y Sistematurgia

No es fácil escribir sobre Marcel·lí cuando has estado trabajando a su lado y te has dejado absorber por su mundo artístico-tecnológico, ese lugar donde los muñecos son de carne, el propio Marcel·lí tiene dos cabezas que interactúan entre sí, o máquinas que controlan su cuerpo.

Su carrera abarca más de 30 años durante los cuales ha desarrollado un universo visual absolutamente personal e iconoclasta, basado en una reflexión sobre sistemas de producción artística, lo que él llama Sistematurgia, con una iconografía particular y propia. Ha realizado instalaciones y performances, en museos, galerías, teatros y espacios no convencionales en más de 40 países y fue fundador del colectivo la Fura dels Baus y también participó con los Rinos.

Imagen 1

Su trayectoria en solitario incluye obras de diferentes formatos, desde el dibujo y la pintura, en su trabajo El Dibuixant, hasta las performance y interacciones muy influenciadas por su interés en la tecnología como por ejemplo Afasia, la cual el pasado año se recuperó para el festival NEO de Barcelona. El escritor Pere Salabert habla de Afasia “resume la singular interpretación que hace Marcel·lí Antúnez de la Odisea de Homero.” Lo que encuentra el espectador es un espacio que está delimitado por una gran pantalla y en ese espacio sólo se encuentran cuatro máquinas que recuerdan instrumentos tradicionales como una guitarra o un tambor, y él con un aparato metálico (el Dreskeleton Exoeskeleton) que a partir de sus movimientos corporales y el uso de sus interruptores controla en tiempo real las imágenes de la pantalla, los instrumentos y la música. Así que las escenas que encontramos van desde una psicodélica isla de los lotófagos, una Cirse en dibujos animados o a las sirenas consumando un rito orgiástico. “A pesar de esto y por su propia naturaleza, Afasia desarrolla una secuencia temporal que se percibe como espectáculo.”

Imagen 3 Imagen 4

De sus instalaciones es difícil escoger una, pero sin duda me quedo con la que más me impactó y eso que solo la he visto en fotografías , JoAn l’home de carn, de 1992,  un robot con forma humana y a escala real hecha con piel de cerdo y cuero de vaca y que se movía, estaba instalado dentro de una urna de cristal y eran los sonidos del propio público que generaban el movimiento. Extraña mezcla entre lo mecánico y orgánico.

Imagen 5

Detrás de unos trabajos de esta envergadura Marcel·lí ha adoptado un lenguaje propio como, por ejemplo, el antes mencionado Deskeletron, este aparato durante la performance  va conectado a un ordenador y a un software original creado por el propio artista para controlar todos los elementos que están en escena. O también la Sistematurgia que en palabras del propio Antúnez en el ya citado libro de Salabert dice:

“La sistematurgia reproduce y amplifica el ámbito técnico que se origina en torno a cualquier computadora: interfaz, CPU y periféricos. Las interfaces transcriben las órdenes de actuantes y espectadores al lenguaje binario de la computadora que los gestiona y se manifiesta a través de los medios de representación como imagen, sonido y robots.”

Imagen 6

Además ha desenvolupado un importante trabajo en el campo del body-art, dotando de interés el cuerpo humano, tanto en movimiento, en reposo, pintado, gozando, sufriendo…. El cuerpo humano con total libertad como herramienta de expresión.

Imagen 7

Pero dejadme que hable sobre su último trabajo Pseudo, ejemplo que engloba todo lo anterior mencionado y en el cual pude estar en todo el proceso desde que era una idea que no entendía hasta el emocionante día que se presentó al público en el Festival Grec de Barcelona del pasado Julio.

Está englobado dentro del Arsenale della Apparizioni, que engloba tres piezas; Cotrone, el film El Peix Sebastiano y la performance Pseudo.

Pseudo es una performance interactiva que cuenta con la presencia del artista y su deskeletron, un ayudante en la piel de un oso polar, tres grandes pantallas,  sensores de movimiento en el suelo, un picoproyector dónde se proyectan los pensamientos de Antúnez, la guncam, recuperada de Cotrone y que se trata de un dispositivo que captura imágenes que se proyectan instantáneamente en las pantallas, suplantando la cara de los personajes por la del público, así el público entra de lleno en los relatos que forman la historia.

Imagen 10

Otro recurso de Pseudo es la realidad aumentada donde la marca de agua son tarjetas postales que al ser mostradas a la cámara por los espectadores muestran en pantalla la historia narrada por el artista.

Y por último el esperado cap ventricol, una reproducción a tamaño natural de la cabeza del artista, que era colocado en el pecho de Antúnez que podía controlar sus movimientos y tan real que movía los ojos, las orejas y hacía burla a los espectadores sacando la lengua.

Todos estos artilugios crean y dan forma a la narración inventada por el propio Antúnez del cuarto posible acto del drama de Luigi Pirandello Los Gigantes de la montaña. Antúnez da vida a los personajes de esta obra más allá del último acto escrito por Pirandello, así podremos saber que pasa con Diamante y la compañía de Ilse y nuevos personajes como el viaje del Conde y su relación con Evany, Duccio Doccia, Quaqueo, personajes que nacen de dibujos de la mano del propio artista y que luego un equipo se encarga de dar vida.

marcelli-antunez-performance-instalaciones-si-L-IVTh9p

Todo esto sucede alrededor del público, ya que se sitúa en medio del espacio, a la misma altura y a poca distancia del artista dando un paso más allá en la relación público-artista y haciendo que sea el mismo público que haga posible crear la historia.

Imagen 8

El resultado final de la performance es importante pero también lo es todo el proceso creativo y constructivo que hay detrás, es espectacular ver como se funden hombres con máquinas, la vida real y la pantalla, y actores se convierten en extraños Méliès, Pitágoras o Brunelleschi, y sobretodo la cantidad de personas que trabajan en un proyecto de este tipo.

Desde aquí agradecer que pudiera formar parte de este proyecto.

Un saludo Marcel·lí.

Bibliografía consultada:

– Salabert, P. “El cuerpo es el sueño de la razón y la inspiración una serpiente enfurecida” Edición: Cendeac 2009.

Para ver más sobre su trabajo os recomiendo visitar su página web: http://marceliantunez.com/

Y para ver el proceso de creación de Pseudo podéis visitar su blog: http://marceliantunez.blogspot.com.es/

 Share on Facebook Like this on Facebook

Anuncios

Un pensamiento en “Marcel·lí Antúnez: Performance, Instalaciones y Sistematurgia

  1. Me gusta mucho como escribes, ojala publicases un articulo sobre mi obra, te dejo mi pagina web por si te interesa mi tema es lo que denomino como pictografismo y es una mezcla entre el diseño grefico y la pintura todo dentro del arte contemporaneo, si quisieses publicar algo sobre mi obra solo tienes que ponerte en contacto conmigo, un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s